Una extracción dental es un procedimiento quirúrgico que consiste en sacar un diente del alvéolo dental (cavidad ósea donde se alojan las raíces de los dientes), siempre bajo anestesia local. En ocasiones durante la extracción el diente tiene que ser previamente seccionado, el hueso donde se encontraba alojado debe ser legrado (raspado) para limpiar bien la zona y terminar suturando la encía para facilitar una buena cicatrización.

También puede ocurrir que el diente este incluido y no haya emergido por la encía sino que esté por debajo de ella, para estos casos tendremos que realizar una incisión o corte para poder extraerla.

Hay casos en los que la extracción se realiza porque hay una infección activa, en estos casos el cirujano previamente recetará antibiótico para tomarlo antes y después de la extracción y ayudar a eliminar la infección.

Es importante seguir las pautas que te recete el especialista.

Una vez pasado el efecto de la anestesia es normal notar dolor o inflamación. Para evitarlos se recetarán analgésicos, antiinflamatorios y un protector estomacal. Estos medicamentos suelen ser Augmentine 875/125 mg cada 8 horas durante 7 días, Enantyum 25 mg cada 6 horas durante 5 días, Nolotil 575 mg cada 6 horas durante 4 días y un protector del estómago tipo Bifidus cada mañana. En el caso de alergia o que no puedas tomar alguno de estos medicamentos el dentista te recetará una medicación adecuada.

 

Normas a seguir tras la extracción:

  • No escupir ni tragar saliva, si no aguantas el sabor a sangre puedes utilizar una gasa para limpiarte la lengua y la sangre que tengas en la boca.
  • Morder durante una media hora una gasa estéril que te colocarán en la consulta en la zona de la extracción.
  • Es importante no fumar, el tabaco influye negativamente en la cicatrización de la herida, pudiendo provocar infección.
  • No consumir alimentos calientes durante las 24 horas siguientes después de la extracción y evita las comidas picantes y los refrescos. Es importante hacer una dieta blanda durante las primeras horas post-quirúrgicas.
  • Cortar los alimentos antes de llevártelos a la boca, no lo hagas con los dientes que llevan coronas provisionales para evitar que se caigan o se rompan.
  • No cepillar la zona de la cirugía durante 24 horas.
  • No utilizar enjuagues bucales durante 24 horas.
  • Es importante no levantar peso ni hacer esfuerzos durante las primeras 24 horas.
  • A la hora de dormir aconsejamos ponerse una almohada más grande para que la cabeza esté más alta que los pies.
  • Aplicar hielo envuelto con una toalla durante unos minutos y luego retirar. Realizando esta operación varias veces ayudaremos a que no se hinche mucho la cara.

 

Pasadas las 24 horas:

  • Cepillar la zona con cuidado para mantener limpios los puntos de sutura.
  • Puedes utilizar el colutorio para hacer enjuagues bucales.
  • Puedes comer con normalidad, utilizando cubiertos para cortar los alimentos antes de llevarlos a la boca, evita cortar los alimentos con los dientes con coronas provisionales que pueden romperse o caerse.

 

Deja un comentario